¿Por qué nos cuesta decir que NO a los clientes?

¿Te ha pasado que aceptas "ayudar" o dices que "si" a tomar una propiedad aún cuando sabes que esta fuera de precio, que no podrás ayudarlos o que simplemente no te sientes a gusto con la propiedad o los clientes?


¿Te has preguntado por qué decidiste decirle que sí en primer lugar?


 

Muchas veces son clientes que vienen referidos de clientes, que expresan un grado de confianza con nosotros, que hasta pueden decirte "es que me dijeron que eres el (la) mejor" o que tu "empresa es la mejor" y que si tú no la vendes nadie la venderá.


De alguna forma te han "dado" mucho y no tienes cara para decir que no.


La reciprocidad se da frecuentemente en el comportamiento humano, siento que me das entonces de alguna firma me siento "en la obligación" de darte de vuelta. Sin embargo, si por reciprocidad aceptamos decir que sí, cuando realmente en nuestro interior no lo queremos hacer, créeme que esa experiencia te traerá muchos aprendizajes.


Cuando sabes quien eres y lo que vales como persona y como profesional, eres "inmune" a adulaciones y hasta a criticas: y cuando me refiero a inmune, hablo de no dejarte influenciar, de no cambiar tus decisiones por la opinión o comentarios ajenos a los tuyos.


Cuando tienes claro quien eres y lo que vales, cuando defines con claridad que si quieres en tu vida y negocio (y que no), quién es tu cliente ideal y a quien no aceptarías o podrías ayudar: tendrás definidas unas "políticas internas" que te permitirán tomar decisiones mas rápidamente y sobre todo mas alineadas con quién eres y lo que quieres.


Yo me cuestioné muchas veces en mi carrera porque decía sí, cuando realmente no lo deseaba y en este camino descubrí que muchas veces mis decisiones estaban apoyadas por sensaciones internas, muchas veces muy profundas e inconscientes.


Estas sensaciones internas, o podemos llamarlas también heridas pueden ser: falta de valoración personal que te lleve a desear recibir reconocimiento, culpa o una creencia de falta de merecimiento, que te llevará a situaciones que ratifiquen lo que tu crees de ti mismo.


Cuando somos conscientes de nuestras heridas, podemos decidir sanarlas y por ende resolver todas las dinámicas creadas a partir de ellas. Cuando veas que una situación se presenta constantemente en tu vida, cuando sientes que tus clientes no valoran tus servicios, negocian tus honorarios, o simplemente no te sientes a gusto, recuerda que esa relación, así sea comercial, al final es una relación entre personas, y te esta mostrando algo que puede ser resuelto en ti, no en el otro.


Porque como lo escribí en otro articulo, recuerda que tus clientes hablan mas de ti que de ellos, de lo que has permitido y has dejado entrar a tu vida y negocio:


https://www.dianamurillo.co/post/tus-clientes-hablan-m%C3%A1s-de-ti-que-de-ellos


Y si te cuesta verte, valorarte y reconocer todo lo que tienes para dar, te invito a hacer una lista, donde escribas todo lo que has logrado, lo que has superado, te auto-reconozcas el camino recorrido para que no lo olvides en los momentos donde sientes que la respuesta a un cliente es "no, no soy la persona que puede ayudarte"

 

Me da gusto volver a escribirte, y espero que esta reflexión te ayude tanto como me ha ayudado a mi en mi camino.


Recuerda compartirlo si crees que puede ayudarle a alguien más y suscribirte si deseas recibir los artículos en tu correo.


Te mando un abrazo!


Diana

@soydianamurillo



103 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo