Este negocio es de personas pero ¡no te tomes nada personal!

Actualizado: 3 de dic de 2019

Al trabajar con personas, nos encontraremos con situaciones que nos permitirán crecer como personas y como profesionales, muchas de ellas nos llevan al límite de nuestra paciencia o tolerancia. Hoy quise compartirte 5 claves para mantener la calma y no caer en una lucha o torbellino de emociones contigo mismo y tus clientes.



1. No te tomes nada personal

Definitivamente voy a iniciar con uno de los acuerdos de Miguel Ruiz autor del libro Los Cuatro Acuerdos. Lograrlo no siempre es sencillo, sin embargo cuando lo adoptes como parte de tu vida, te liberarás de un gran peso, cargas y malos ratos.


En tu carrera vas a encontrarte con diferentes situaciones y personas. Muchas de ellas confrontantes. Recuerdo que en una oportunidad, que durante una negociación el vendedor sentía que el comprador estaba tomando ventaja y no estaba valorando la propiedad y sus cualidades. Fue tanta la exaltación que durante la conversación conmigo, liberó su enojo hasta que llegó un punto donde elevó la voz y sus palabras solo eran de defensa. Yo lo escuché atentamente, y recuerdo pensar en dejar que se calmara, en ningún momento pensé en gritarle también o entrar en una discusión que no nos llevaría a ninguna parte. Al otro día, el cliente me llamo nuevamente y me pidió disculpas porque fue consciente de que se había "salido de casillas".


Estoy segura de que te enfrentarás o ya te enfrentaste a situaciones similares, recuerda que las personas "hacen" y "dicen" no te hacen o dicen a ti. Cada uno, actúa desde si mismo.


2. Enfócate siempre en que el negocio sea GANA - GANA

La mejor manera de entablar relaciones con tus clientes a largo plazo, es procurando que todas las operaciones sean de beneficio para todos. Si sientes que alguna de las partes, no se siente a gusto en la negociación, es mejor no hacer el negocio.


3. Siempre ponte en el lugar de la otra parte

Es muy facil pensar, actuar y hablar desde ti, desde lo que piensas y ves en cada situación. Sin embargo para ser empatíco, es importante que te pongas en el lugar de la otra persona, para entenderle y luego poder hablarle desde sus intereses y no los tuyos.


4. Mantente objetivo

Tomar lugar para una u otra posición, a veces será inevitable. Sin embargo debes mantener una posición centrada y objetiva en pro y beneficio de ambas partes.; y si por la negociación estás trabajando con otro colega, nunca pierdas de vista que el objetivo es ayudar a tu cliente y a veces involucrarnos emocionalmente nos hace perder objetividad y profesionalismo.


5. Cuida la confianza depositada en ti

Considero que la confianza es la base de cualquier relación, incluyendo la relación con tus clientes. Cuando un cliente confía su propiedad y parte de su patrimonio en tus manos y gestión, lo hace con el propósito de contar contigo como su asesor y de sentir que cada recomendación que le des será en pro a su beneficio. Si en algún momento, alguna de tus decisiones y, por ende acciones, se derivan de un interés particular tuyo, tus clientes lo sentirán y la confianza se debilitará.


Espero estas recomendaciones te puedan ayudar tanto como me han ayudado a mi. Te deseo un día maravilloso!


Recuerda que podemos estar contacto por redes sociales @soydianamurillo y puedes escribirme comentarios o preguntas a dmurillo@remax.co.


Gracias por leer y compartir! Si deseas recibir los artículos en tu correo cada semana recuerda suscribirte ;)


Un abrazo,


Diana

0 vistas